Córdoba necesita donantes de sangre jóvenes para continuar salvando vidas